Creación del mundo desde una interpretación interdimensional: Otro paradigma

Un original paradigma descrito por la autora del siguiente texto, abajo tienen más información. Es cuestión de imaginación y de 10 minutos… espero que les guste

“Imagina…
que lo que imaginamos se materializara en el espacio vacío.
Imagina que, puesto que la creación de nuestra imaginación se coloca
en algún lugar del espacio vacío, a todo el mundo le fuera accesible su
visión.
Imagina que, del mismo modo en que todos pudiéramos crear una
imagen en el espacio vacío desde nuestra imaginación, pudiéramos, a
su vez, puesto que el espacio es común, interferir cada uno en la
imagen creada por otro, cada uno desde su propia imaginación.
Imagina que, siendo esto así, un grupo de amigos un día nos juntamos
y jugamos a crear entre nosotros un mundo maravilloso. Sería una
creación conjunta, donde todos los integrantes del juego interferiríamos
en lo que todos los demás proyectaran.
Imagina que sucede de la siguiente manera: Estos amigos nos
sentamos en círculo y generamos ante nosotros, en medio del corro, lo
que para nosotros sería un paraíso. Cada uno aporta lo que se le
ocurre y, a su vez, cada uno proyecta un personaje ideal, que sería
exactamente un duplicado de lo que esta persona se complace en
desarrollar de sí misma y experimentar dentro de este mundo.
¿Cómo imaginas este mundo? Teniendo en cuenta que aquellos que
estamos reunidos pretendemos pasar un rato agradable, actuando con
alegría y buena voluntad, crearíamos el mundo perfecto. Pero esa
perfección iría definida siempre en función de los elementos con los
que nosotros, las personas que jugamos este juego, contáramos en
nuestra imaginación. Llevaríamos a ese lugar toda la belleza de la
naturaleza que conocemos, generaríamos un personaje que no podría
ser otra cosa que una proyección de cada uno, puesto que con la
propia identidad es con lo que contaríamos para esta creación. Y
generaríamos en este lugar todo un despliegue de posibilidades donde
todos y cada uno de los personajes pudiera llevar a cabo el potencial
de experiencia que lleva dentro el ser que lo imagina.
¿Cómo sería este mundo perfecto? ¿Te puedes imaginar entre estos
amigos sentado en círculo, mirando, en el centro del círculo, en medio
de nosotros, una imagen tridimensional que va cambiando el contenido
según cada uno va añadiendo elementos, interfiriendo en lo creado
para perfeccionarlo, colocando a sus personajes en lugares
estratégicos, tanto física como emocionalmente para darles la opción
de desarrollar una experiencia concreta?
En realidad, si un grupo de amigos nos sentamos en círculo y
hablamos de un mundo ideal, y opinamos, y decimos lo que cada uno
quisiera ser en ese mundo y vivir en él, eso mismo es lo que estamos
creando, aún ahora. La única diferencia con lo que acabo de relatar es
que, sencillamente, aún no tomaríamos consciencia de ello porque no
podemos verlo. ¿Por qué no podemos? Porque lo creamos en una
dimensión a la que no tenemos acceso con nuestros sentidos. Pero ahí
está.
¿Y si estuviéramos más elevados? ¿Si no fuéramos simples humanos
sino seres elevados que no tienen que limitar su percepción de la
realidad a las posibilidades que sus cinco sentidos le ofrece? ¿Qué
pasaría entonces? En principio, seríamos conscientes de lo que
estamos haciendo y, de tal manera, podríamos hacer un seguimiento
del proceso de este mundo creado y de todos sus personajes. De
momento, en ambos casos, hemos creado un mundo vivo, ahora el
mundo se pondría a funcionar con las premisas impresas en él. La
única diferencia entre ese mundo creado por un ser humano o un Ser
Superior que tenga acceso a conocer su obra, es la consciencia de lo
creado y la capacidad de observación y, por consecuencia, de una
posible intervención en cualquier momento de su desarrollo. Ahora
bien, esa intervención, cuando ese mundo haya adoptado autonomía,
ya no sería tan precisa como al ser creado. Ahora se mezcla con la
autonomía del propio mundo. Ahora sólo podría ser un dato añadido a
ese mundo que puede aceptar o no lo que perciba de esa intervención.
Y ahora volvamos de nuevo.
Imaginemos que un grupo de seres de una dimensión superior a la
nuestra se sientan en corro y generan en la tercera dimensión un
paraíso. ¿Cómo sería ese paraíso? Teniendo en cuenta que los
recursos de esos seres son más perfectos que los del grupo de
humanos de antes, crearían en base a la perfección de su propio
mundo. Unicamente se verían limitados por la dimensión del mundo
creado, por aquello que la tercera dimensión no permite que pueda ser
desarrollado. Aún así, sería el mundo más perfecto posible, con los
ingredientes más perfectos extraídos de esa dimensión. Aunque la
tercera dimensión no pudiera expresar toda la belleza impresa, la
semilla de aquello creado, más burdo, contendría, como potencial de
expresión, la perfección de la dimensión a la que pertenecen los seres
que imaginaron ese mundo. A su vez, estos seres elevados crean una
réplica de sí mismos en esta dimensión, lo hacen basándose en lo que
de sí mismos quisieran expresar en esta dimensión. Se sitúan en
donde desean como punto de partida, tanto física, mental como
emocionalmente, y saben que también tienen creados todos los
recursos necesarios en el propio mundo y en los otros personajes para
desarrollar las vivencias deseadas.
Imagínate que ahora ese mundo ya está creado y cada Ser Superior-Creador va conociendo la evolución de todo este mundo, sabiendo que
todo está intercomunicado, que cada cosa y cada ser creados existen
porque van a interactuar con el fin de vivir la experiencia deseada y
servir a los demás para que la vivan.
Cada uno de los Seres superiores tiene parte de su imaginación, por lo
tanto parte de su energía, de su esencia, depositada allí, en ese mundo
imaginado. Parte de esa energía no está integrada en la dimensión en
la que viven ellos, sino que está desarrollando una serie de
experiencias que sólo pueden ser llevadas a cabo en esta tercera
dimensión. Estos Seres han cedido a este mundo capacidad de libre
albedrío, para que pueda ser su mente de tercera dimensión la que
mueva a cada personaje, porque en eso decidieron que consistiera la
experiencia. Y ahora son observadores de la práctica de esa parte de
sí mismos. Sin embargo, al ser el creado parte del Creador, este último
nunca dejará de interceder en los pasos del ser creado. Y el creado,
aún viviendo en ese mundo de 3D, sabe que cuenta con una fuerza
superior que es favorable a la suya propia (o sea, a sí mismo), y no
sólo eso, sino favorable a ese mundo creado, entero, con toda la
naturaleza que contiene, y con cada uno de los otros seres, puesto que
ellos son necesarios para que cada uno experimente lo deseado, en
base a poder interactuar.
Sin embargo, un día el creado, metido de lleno en su dimensión, a
fuerza de experiencias de necesidad de alimento, orgullo, placer –ego-,
etc., centrado en las necesidades generadas como ser individual,
olvida que depende de una Fuerza Superior y se identifica únicamente
consigo mismo.
¿Qué hace entonces el Ser que lo creó, si ya no puede intervenir? El
creado, al no sentirse identificado con El, se cierra a toda Su
intervención. ¿De qué modo puede inteceder entonces el Ser Superior?
Me temo que no le queda otra posibilidad que forzar al ser creado a
llevar a cabo aquello que éste no elegiría de ningún modo por sí
mismo. Desde la tercera dimensión, la percepción sería que la vida le
fuerza a recorrer un determinado sendero, aún siendo el que esta
persona nunca elegiría por voluntad propia.
Y a fuerza de lo que ese ser creado llamará golpes de la vida, golpes
de suerte, donde su ego, y por lo tanto el velo que le separa de su Ser
Superior, se habrá ido resquebrajando por varios sitios, llegará en
algún momento a percibir de nuevo, tras las grietas del velo, a
reconocer a ese Ser, y recordar que siempre estuvo con él. Sabrá que
simplemente le había olvidado. En ese momento empezará a
restablecer la comunicación con Él e iniciará el camino de vuelta de su
consciencia. Desde entonces empezará a tener una nueva
comprensión de su identidad, de la identidad de los otros, de su vida, y
del mundo. Cada vez su conciencia estará más unida a la de su Ser, y
cada vez tendrá más deseos de llevar a cabo aquello por lo que fue
colocado en este mundo porque sabrá que ello supondrá su celebraci
como ser en la 3D. Y como consecuencia, también la realización del
Ser Superior en su “experimento”.
Y ahora imagina que ese mundo se llama Planeta Tierra. Imagina que
ese paraíso es toda la naturaleza, el sol, la luna, las estrella, los
animales, los mares, … de la Tierra. Imagina que uno de esos seres
creados eres tú. Imagina que tu ego es aquello que te ha llevado a
negar el proceso para el que fuiste creado (no olvides que fue con tu
consentimiento, porque entonces tu eras esa parte del Ser Superior
que resonó con la idea de experimentarse aquí), para el que fue creado
el mundo y los otros seres. Imagina que los “golpes” de la vida no
fueron otra cosa que ayudas a realizar la labor que tú mismo, como
parte de tu Ser Superior deseabas realizar en esta tercera dimensión,
aunque como ego habías olvidado.
Imagina que estás despertando y reconociéndote como parte del Ser
Superior que eres, tomando contacto con Él, y volviendo de nuevo a
acercarte a la dimensión de la que un día saliste porque ese mundo
creado ya realizó la misión para la cual se generó, y ahora estás
volviendo a casa…En este momento estás ascendido a la cuarta
dimensión, y elevándote por encima de ella, saliendo del mundo creado
para volver a “casa”.
Y ahora, por último, imagina que ese Ser Superior Soy Yo, y te voy a
decir algo:
Tú estás ahora mismo pasando por una experiencia que en ocasiones
te hace sentir dolor, piensas que si tienes un Ser Superior que te ama
porque eres parte de Él, ¿cómo es que te sientes tan desamparado y
sufres tanto? Piensas, ¿cómo es que precisamente ahora es cuando
parece que tengo toda mi vida desmontada? Sientes que no tienes
nada a lo que agarrarte. Tal vez nunca antes te hayas sentido con
menos apoyo, con tantas cosas pendientes. Todos, no solo tú, se
sienten así, pero es que estáis recogiendo…
Pues estoy aquí para aclararte una serie de preguntas que laten en ti,
pero antes de nada, deseo aclararte que el momento actual, con todo
eso que vives como sufrimiento por ahora, no es en vano, sino para un
logro muy grande y decisivo para ti.
Y sobre todo felicitarte porque ¡lo estáis haciendo todos fenomenal!”

Es parte de una obra de Graciela Bárbulo, podeis encontrarlo gratuítamente aquí:

http://personales.ya.com/gracielabarbulo

Anuncios

~ por fonsicomunicaciones en junio 17, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: